Get Adobe Flash player

Senderos de costa y cumbreEscudo-Ayuntamiento-de-Moya

Quienes conocemos la Villa de Moya sabemos muy bien los grandes tesoros que nuestro municipio alberga en su interior. Aquí nos criamos, en una fina franja de territorio que discurre entre escarpados barrancos de cumbre a costa, descubriendo aromas, sabores, sonidos e historias del terruño que permanecerán indelebles en nuestra memoria. Aquí aprendimos desde la niñez a amar a la naturaleza, las gentes y las costumbres de un pueblo singular.

Moya es para nosotros hogar y familia, la patria chica de nuestra infancia, el bucólico escenario de nuestras vidas, y no hay hijo de esta Villa que no sueñe con terminar sus días en el mismo lugar en donde los comenzó.

Algo ha de tener este sitio para haber servido de permanente inspiración a propios y extraños, a pintores y poetas, a músicos y artistas. Ese algo que captura y conmueve a las más nobles almas de nuestra especie, ese algo que Moya esconde, es por fin desvelado al visitante a través de los textos de esta magnífica guía que aquí se presenta.

Dijo el filósofo alemán Martin Heidegger que “la pregunta es la forma suprema del saber”. El caminante podrá encontrar aquí todas las respuestas a sus posibles preguntas sobre los senderos que pretende iniciar. Geografía, historia, paisajes, climatología, flora, fauna, cultura popular, arqueología, etnografía. Tras la lectura de esta completa guía, su saber sobre los tesoros escondidos de la Villa de Moya está más que garantizado.

Porque, en efecto, a través de esta guía podrá usted, lector, recorrer los mágicos rincones de la antigua selva de Doramas, disfrutar de paisajes únicos de mar y de montaña, andar los centenarios caminos de pastores y comerciantes, admirar la riqueza agrícola de las medianías, contemplar volcanes casi humeantes, olfatear el fresco, verde y húmedo aroma de los bosques, llenarse hasta el tuétano de tierra colorada, adentrarse en barrancos insondables, beber de la misma madre del agua, descubrir gentes sencillamente únicas, empaparse de las historias que rezuman estas viejas veredas de leyenda.

Sólo una advertencia, estimado lector. El sendero que aquí comienza es un camino sin retorno. No hay vuelta atrás. Al poco de dar los primeros pasos, caerá usted en la cuenta del dulce e inevitable magnetismo de estos parajes, que le atraparán para siempre sin remedio. Piénselo muy bien, antes de comenzar el camino. Y si decide seguir, sea usted bienvenido a nuestro paraíso, bienvenido a la Villa de Moya.

logo europa  ministerio  gobcan  cabildo  aider  cabildo turismo logo tamasen