Get Adobe Flash player

Monumento Natural del Montañón Negro

montanonDescripción: Cima cumbrera del municipio, este Monumento Natural recoge en su seno uno de los episodios volcánicos más recientes de la isla, manteniéndose aún casi intacto su cono volcánico e incluyendo también a la Caldera de los Pinos de Gáldar.

Sus mantos de piroclastos lo recubren matorrales de retama (Teline microphylla), endemismo grancanario y otras especies propias de las zonas altas insulares, las cuales crecen entre los espacios no repoblados del Monumento Natural.

El Montañón Negro y la Caldera de los Pinos de Gáldar constituyen dos estructuras geomorfológicas bien conservadas, de gran singularidad e intereses científicos y representativos del volcanismo insular. Desde el punto de vista paisajístico, el Montañón Negro es una formación natural de gran belleza que domina y da carácter a la zona como elemento referencial.

El Montañón Negro es un volcán estromboliano que emitió lavas fluidas que se derramaron a favor de la pendiente y originaron un canal de varios metros de ancho. Tanto este monumento natural como la Caldera de los Pinos de Gáldar, destacan por su singularidad e interés científico dentro de la reconocible alineación de conos y coladas recientes, denominada Montañón Negro-Los Berrazales.

Geología: La geología del espacio está caracterizada por episodios volcánicos y sedimentarios. En su fase eruptiva, el volcán estromboliano arrojó materiales fragmentarios impulsados por la salida espasmódica de los gases, que fueron los que originaron la actual morfología del cráter. La caldera de los Pinos de Gáldar es un cráter de explosión circular, constituido por lapillis, escorias y bombas, estratificado en mantos relativamente compactados, con una coloración negro-rojiza.

Geomorfología: Está constituido por edificios volcánicos y mantos de lapilli que conservan en gran medida su aspecto original dado que se trata de formas de relieve relativamente jóvenes.

Etnografía: Hasta la construcción de las primeras carreteras a finales del siglo XX, las actividades comerciales, sociales, culturales, políticas y religiosas de la población necesitaban un intrincado sistema de caminos, senderos y vías pecuarias para desenvolverse. Son estos bienes inmuebles significativos de los valores culturales y tradicionales, los que constituyen el patrimonio etnográfico.

Fundamentos de Protección: Los fundamentos de protección de este espacio son: desempeñar un papel importante en el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales de las islas, tales como la protección de los suelos y la recarga de acuíferos; constituir una muestra representativa de los principales sistemas naturales y de los hábitats característicos terrestres del Archipiélago (brezales endémicos y campos de lava y excavaciones naturales); albergar poblaciones de animales o vegetales catalogados como especies amenazadas y albergar estructuras geomorfológicos representativas de la geología insular.

Lugar de interés: En el interior del espacio protegido existen dos miradores situados en la Caldera de Los Pinos de Gáldar y una red de senderos y caminos reales aptos para la práctica de senderismo.

Declaración: Este espacio forma parte del que fue declarado por la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias como Parque Natural de Cumbres y reclasificado por la Ley 12/1994, de 19 de diciembre, de Espacios Naturales de Canarias como monumento natural. La aprobación definitiva de sus Normas de Conservación fue publicada en el BOC/BOE nº 2007/105 de 25 de Mayo de 2007.

Otras protecciones: El Montañón Negro y la Caldera de los Pinos de Gáldar han sido considerados por el Instituto Tecnológico Geominero de España como puntos de interés geológico (PIG), en la última edición del mapa geológico de la isla. El monumento es por definición área de sensibilidad ecológica, a efectos de lo indicado en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención de Impacto Ecológico.

Relación con otros espacios: El monumento se encuentra dentro del paisaje protegido de Las Cumbres.

Municipios: Moya, Gáldar, Santa María de Guía y Valleseco.

Superficie:Comprende 193,6 hectáreas en los términos municipales de Moya (166,2 has), Gáldar (11,1), Valleseco (9,2) y Santa María de Guía (7,1).

Población: ninguna.